Offcanvas Section

You can publish whatever you want in the Offcanvas Section. It can be any module or particle.

By default, the available module positions are offcanvas-a and offcanvas-b but you can add as many module positions as you want from the Layout Manager.

You can also add the hidden-phone module class suffix to your modules so they do not appear in the Offcanvas Section when the site is loaded on a mobile device.

Desde que los estudios Marvel se volvieron los amos y señores de las películas basadas en cómics (van por la entrega numero 14 y se estrenan 3 más este año), se vio un claro descenso en el tono de las mismas con respecto al resto de los estudios dentro del mismo género. El objetivo es simple: mientras más baja sea la restricción de edad otorgada, mayor es la recaudación esperada y por ende también es mayor la venta del merchandising. O por lo menos eso creían.

En el 2016 Deadpool vino a patear el tablero al convertirse en la película R (solo apta para mayores de 17 años) más taquillera de la historia. Un personaje de la factoría Marvel sacudió los cimientos cinematográficos establecidos a fuerza de una gran película, cargada de humor negro y violencia explícita. Los estudios Fox (dueños de los derechos de todo el universo mutante) volvieron a repetir la apuesta esta vez con uno de los personajes quizá más queridos por el público: Wolverine. Hugh Jackman se calza por novena y última vez las garras de adamantium dándonos  su mejor actuación en la franquicia.

Logan es distinta a todo lo que la precede. En sus 138 minutos no hay lugar para la comedia, es un drama regado de violencia pura y dura en una road movie de mutantes. ¿Es una historia de superhéroes? Sí, pero bien podría no serlo. El nombre de la película no es casual, las andanzas de Wolverine parecen haber quedado atrás. Estamos en el año 2029 y un cansado Logan cuida de un senil profesor Xavier en la frontera con México, mientras planean un retiro lejos de todos los fantasmas del pasado. Todo un ocaso para dos de los mutantes más poderosos el mundo.

Mientras estaba en el cine no pude evitar pensar en la frase de Michael Corleone en la tercera parte de El padrino: “Cuando creía que ya estaba afuera, me traen de regreso”. Nunca hubo paz en la vida de Logan y esta vez no iba a ser la excepción. Cuando aparece una niña con poderes (y temperamento) muy similares a los de Wolverine comienza una larga persecución entre nuestros héroes al borde de la jubilación y los villanos de turno.  Quizá estos sean el punto más bajo de la historia y uno de los grandes males de este género: los villanos nunca termina de estar a la altura y suelen ser personajes con poco peso. Esta vez el verdadero enemigo es el paso del tiempo, con los achaques propios de la edad que sufre el profesor Xavier sumado a que el cuerpo de Wolverine ya no se regenera como antes. Charles esta viejo y senil: es un abuelo de 90 años que ya casi no puede controlar su mente y que requiere de medicamentos muy caros para el pobre sueldo de chofer de limusinas que es ahora Logan. Y esto es solo el principio.

¿Qué decir de las actuaciones? La pequeña Laura (Dafne Keen) prácticamente no necesita hablar, la versatilidad de su mirada no requiere de palabras. Patrick Stewart, el actor shakesperiano de larga trayectoria ya es un prócer viviente y un icono nerd a lo largo y ancho del mundo. Junto con Hugh Jackman logran emocionar más de una vez a los espectadores en esta historia nostálgica, con aires de western.  La química lograda por los dos a lo largo de estos 17 años se nota y rinde sus frutos. 

Ya sospechábamos que nos íbamos a encontrar con algo distinto cuando Hugh Jackman prescindió de parte de su sueldo para poder subir la calificación de la película. La historia lo requería. Y cuando vimos el tráiler con la banda sonora de Johnny Cash de fondo, sabíamos que habían logrado hacer algo distinto. Mientras suenan los acordes de “Hurt” y vemos al viejo Logan, no podemos evitar empezar a despedirnos del personaje. “Me hice daño hoy para ver si todavía sentía”, canta Johnny, mientras el Wolverine de Hugh se va por la puerta grande. ¿Sera definitiva la decisión del actor de no encarnar más al personaje? No lo sabemos. Ojala que si, no podría imaginar una mejor despedida.